Con Información siempre al día

La esquizofrenia y el trastorno bipolar afectan al 8% de la población mundial

Con base en datos proporcionados por la Organización Panamericana de la Salud, se estima que alrededor del 8% de la población global padece trastornos mentales graves, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

Adicional, un estudio publicado en la Revista E-IDEA 4.0 en 2023 revela que más de 21 millones de personas en todo el mundo sufren de esquizofrenia, siendo más prevalente en individuos de entre 20 y 30 años, y afectando a hombres con mayor frecuencia.

La esquizofrenia se manifiesta como un trastorno mental grave, con repercusiones significativas en la cognición, las emociones y el comportamiento de quienes la padecen. Aunque los síntomas pueden variar de una persona a otra, a menudo se caracterizan por cambios graduales en el pensamiento, el estado de ánimo y el funcionamiento social.

Es importante destacar que estos síntomas pueden manifestarse antes del primer episodio de psicosis, lo que subraya la relevancia de un diagnóstico temprano y la aplicación de un tratamiento oportuno ante las primeras señales.

La Dra. Yesenia Acosta, especialista en Psiquiatría y miembro de la Sociedad Ecuatoriana de Trastorno Bipolar y la Sociedad Ecuatoriana de Psiquiatría Biológica, enfatiza la influencia de múltiples factores de riesgo, incluyendo la predisposición genética.

“En el contexto de Ecuador, datos de la PAHO indican que aproximadamente el 1% de la población ecuatoriana se ve afectada por esta enfermedad, sin distinción de género, estatus social o económico. Por lo tanto, resulta esencial contar con un seguimiento médico para identificar, descartar o abordar de manera oportuna esta patología”, afirma la Dra. Yesenia Acosta.

La especialista destaca que la prevención y el tratamiento adecuado desempeñan un papel crucial en la lucha contra la esquizofrenia. En ese sentido, proporciona algunas medidas preventivas que pueden ayudar a reducir el riesgo de esta enfermedad:

Tratamiento adecuado: si hay antecedentes familiares de esquizofrenia, es crucial considerar acciones preventivas desde los primeros síntomas. La intervención temprana puede marcar una diferencia significativa en el curso de la patología.

Prevención del consumo de sustancias: evitar el consumo de sustancias psicoactivas, como la marihuana, pues estas sustancias pueden desencadenar la enfermedad en individuos con predisposición genética, por lo que es importante mantenerse alejado de ellas.

Mejorar las condiciones psicosociales: reducir la pobreza, el estrés y el sufrimiento en la sociedad puede disminuir los factores de riesgo asociados con la esquizofrenia. Un entorno social y económico estable y apoyo emocional pueden marcar la diferencia.

Diagnóstico oportuno: detectarla en sus primeras etapas es decisivo. Los profesionales de la salud deben estar alerta a los signos y síntomas tempranos y proporcionar un tratamiento adecuado.

Integración en la sociedad: es primordial evitar que las personas con esquizofrenia se queden abandonadas y sin tratamiento. La sociedad y las familias deben asumir la responsabilidad de cuidar a los pacientes, brindándoles el apoyo necesario para llevar una vida plena y productiva.

Facebook
Twitter

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se ha encontrado ningún feed con el ID 9.

Por favor, ve a la página de ajustes de Instagram Feed para crear un feed.